5 comentarios

Un libro basado en una historia real: A sangre fría

In-Cold-Blood

Sí, había visto las películas antes. La de Philip Seymour Hoffman y la de Sandra Bullock (Truman Capote Y Harper Lee respectivamente). Muchas veces me arrepiento de hacer esto. Por lo general intento leer el libro antes de ver la adaptación. Me parece la mejor manera. Me gusta imaginarme a los personajes, no ponerles la cara de algún famoso de Hollywood. Sí, opino que el libro siempre es mejor, pero también pienso que hay adaptaciones excelentes. Y un par de veces, fui testigo de algo increíble: la película superó al libro. Este fue el caso de Let the right one in. En esa oportunidad, vi la belleza hecha cine en su versión original sueca y luego decidí leer la novela de John Ajvide Lindqvist. Creo que la película me pareció mejor porque es como un buen cuento, nada le sobra, nuestra mente se ve obligada a trabajar y a imaginar. La novela en cambio, nos da todo servido en bandeja como si fuéramos medio tontos, y en mi opinión, le sobra mucho. Creo que la única ocasión en la que me cuesta decidir si prefiero más la versión cinematográfica o la impresa es con Las Horas, de Michael Cunningham. Esta vez también vi la genialidad del director Stephen Daldry primero y los temas que trata se convirtieron en una parte tan importante de mi vida, que tengo un tatuaje de un reloj sin agujas para conmemorar todo lo que significa para mí esta obra maestra. O mejor dicho, ambas obras maestras; diez años después, viviendo en Inglaterra, leí el libro, y unos meses después me hice el tatuaje.

Sin embargo, estos casos son aislados. Por lo general me arrepiento de haber visto antes la película. A veces me gusta tanto que decido leer el libro, o directamente me entero de que se basaba en uno, como me ocurrió con We need to talk about Kevin; la experiencia cinematográfica es genial, el libro es aún mejor. Pero ahora hablemos de Capote, ¡porque ya voy por el segundo párrafo y ni miras! Esta vez fue totalmente distinto. No me afectó para nada haber visto las películas. Ellas describen el proceso de investigación que atravesó Capote para escribir la novela calificada como de no ficción, sobre el asesinato de una familia en un pueblo estadounidense. Su obra en sí es otra cosa. Eso sí que me afectó. Por supuesto que conocía la violencia de los hechos, pero el impacto vino por otro lado: Todos los protagonistas son representados como seres humanos, tanto las víctimas como los asesinos. Y eso puede ser muy difícil de digerir. La contratapa del libro lo explica perfectamente anunciando que Capote retrata a los criminales Perry Smith y Dick Hickcok como dos jóvenes amorales y censurables, pero lo que asusta es que los muestra en una luz muy humana. No puedo negarlo, sentí lástima por el imbécil de Dick y una inmensa pena por el infeliz de Perry. Pero no quiero influenciar a nadie, eso es lo que experimenté yo.

Eso sí, lo que más me partió el alma fue llegar a conocer tanto a las víctimas. No me lo esperaba. Soy consciente de que es espantoso lo que voy a decir a continuación, pero estamos acostumbrados a oír sobre homicidios en las noticias, miramos documentales o series como CSI y todo eso no desensibiliza, no es tema nuevo. No obstante, cuando uno le pone cara y una vida concreta a los que sufrieron un crimen tan horrendo y sin sentido, dejan de ser una estadística, no queremos que sean víctimas o mártires. Y eso solo puede pasar con un libro; nos da detalles que a veces no queremos oír. Queremos que esas personas continúen con sus vidas, a tal punto que, como sabemos que no sobrevivirán, uno le pide en secreto al escritor que deje de hablar de ellos. Por favor, que acaben estas páginas y que en las próximas se termine todo de una vez. No quiero saber más de sueños y planes que no se van a cumplir nunca.

Algo parecido me ocurrió con Perry, pero esto me lo temía, sabía que iba a despertar en mí sentimientos muy distintos al asco o la rabia. Aunque una vez más, el escritor de voz aniñada superó mis expectativas. Conocer los pormenores de la vida malograda de Perry Smith también me partió al medio. Me gustaba imaginar que si nunca se cruzaba con Dick, quizá su vida habría resultado diferente. Invertí algunos instantes en fantasear con la idea de lo que habría sucedido si hubiera vivido en otro contexto. Por desgracia, nació, vivió y murió en el que le tocaba. Y por supuesto, hay otros factores a considerar que no mencionaré para no dar detalles a quien no haya leído el libro. No sé si estaré más pesimista que nunca, pero creo que para ciertas personas que han sido torturadas y escupidas por el mundo, ya no hay vuelta atrás, ya no podrán adaptarse a él. Sin embargo, quiero creer que algunos sí pueden cambiar y ser útiles de alguna forma. No estoy de acuerdo con la pena de muerte, sí con la cadena perpetua para estos seres que no se adaptarán nunca a la sociedad en la que deben vivir. Aunque si lo pienso bien, ¿quién soy yo para decidir esto?

Es un tema duro y difícil, pero me gustaría saber qué piensas al respecto ¿Pueden cambiar las personas? ¿Hay que matarlas si pensamos que no se adaptarán nunca a la sociedad? ¿Tenemos el poder, como seres humanos de decidir quién vive y quién muere, por más que ellos lo hayan hecho? No quería ser moralista pero para mí es imposible no emitir opiniones sobre ciertos temas. Si te parecen muy pesados, te hago otra pregunta: ¿Te has encontrado alguna vez con una película que te resultó mejor que el libro? Digo, para bajarle un poquito el tono a la cosa 🙂

Anuncios

5 comentarios el “Un libro basado en una historia real: A sangre fría

  1. Una de las joyas de la literatura 🙂 Algunos lo consideran non-fiction, pero… yo prefiero considerar a la realidad como uno de tantos inalcanzables e indecibles, ja!, ja!

    Me gusta

  2. Ah! Muchos caminos se abren desde un libro, ja!… A sangre fría lo leí mucho antes de ver la peli. Libro valiente: no es fácil en ciertos contextos sociales eso de mostrar a los asesinos, y hablo de Perry especialmente, como lo hizo él (hay quien sugirió que Perry fue retratado con amor). La película es excelente, con un protagonista que fue un actor de lujo!… A tus interrogantes los respondo con un nombre: Foucault. Uno de esos imprescindibles del pensamiento que se dedicó a pensar (revisando archivos y más archivos) los condicionamientos sociales que moldean a los individuos, y a pensar el significado de las cárceles, los manicomios, todos esos lugares donde la sociedad encierra a sus “piezas falladas”… Se puede ser optimista con la humanidad? Vos sabés que yo pienso que no, ja!!!
    Las horas, qué hermosísima película! Es realmente necesario que intentemos compararla con la novela de Virginia? Prefiero pensar que ambas (la peli y Mrs Dalloway) son dos obras de arte, que se tocan en lo fundamental, pero que se despliegan haciendo uso de sus propios artilugios cada una de ellas 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Gracias por el aporte Mónica! Quedé muy contenta cuando leí tu comentario porque es más que interesante y me has dado más material para mi lista. Quería leer a Foucault, pero ahora más, porque la verdad es que me interesa mucho el tema, sobre todo el de los manicomios, las enfermedades mentales. Pienso que se comenten muchas injusticias con personas cuyo cerebro no funciona como el nuestro.

      Con respecto a lo otro, en realidad me refería al libro “Las Horas”, jeje. El libro en el que se inspirtó la película. Si no lo leíste te lo recomiendo. La adaptación está magistralmente hecha, seguramente que el el autor, Michael Cunningham, quedó muy conforme. El director supo capturar el espíritu de la novela hasta el más mínimo detalle. Sé que te va a encantar el libro si te gustó la película, lo recomiendo a muerte 🙂

      Me gusta

  3. Ah! No tenía idea de que había una novela, Las Horas! Sí, la voy a leer… La idea de laburar con Mrs. Dalloway como pretexto es buena 🙂

    Me gusta

  4. ¡Sí, sé que te va a encantar! El escritor hizo un trabajo genial, en mi humilde opinión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Espejismos

... y es que a veces no soy yo.... sino otra ...

Así veo el mundo

Imágenes, ideas, y comida

Chicas Malas

Chicas Malas para el Patriarcado. Chicas Buenas para el Feminismo.

literaturaenmayuscula

Literatura en mayúscula

Room to Read Blog

Mi desafío de lectura del 2015

Poecraft Hyde

"Hay que inyectarse cada día de fantasía para no morir de realidad" Ray Bradbury.

Pluma, espada y varita

Mi desafío de lectura del 2015

A book a day keeps the doctor away

Mi desafío de lectura del 2015

quiero ser como Maude

Mi desafío de lectura del 2015

A %d blogueros les gusta esto: